jueves, 20 de diciembre de 2012

Show



Leí no hay clemencia para los que murieron asesinados. Y pensé, quién necesita clemencia cuando se está muerto.
Casi todo resulta absurdo, vegetando en una broma que se alarga más de la cuenta, véase Show de Truman, pero con más megapixeles. Como llegar a un sitio y que te pregunten: ¿ya estás aquí? 
(-No, venía a decirte que llegaré más tarde).

No tengo respuestas, pero porque no las quiero, ni las necesito. Vuelvo, vuelo, volatilizo, me voy. El caso es que a veces no estoy, y lo que menos importa es cómo me he ido. 

Bien, esto es un borrador de la nada. Tengo todo el derecho a escribir pensamientos deshilados que puedan parecer no decir una mierda, perdón, una caca. Igual que tú tienes todo el derecho a no leerlos, o a criticarlos. Obviamente si has llegado aquí, lo primero ya carece de sentido. Pero siempre puedes parar en este último punto. 

El otro día me compré un vestido después de mucho tiempo. Me quedaba bien. No necesité a nadie que me diera opinión, fui sola, lo elegí sola y lo pagué sola. Es bonito ser autosuficiente. Incluso para comprar vestidos. Sólo es un apunte. 

También me he dado cuenta de que ya no leo periódicos, creo que ni siquiera los releo, paso páginas porque me gusta el compás que se crea en la mesa al son que muevo el café. Leer el periódico es como si todos los días tuvieras un Déjà vu. ¿Cuántos árboles mueren para sangrentar esas bazofias? De todas formas llegados a este punto de miseria, a casi nadie le importan los árboles, eso era antes, cuando se podía tener casa-coche-viaje ymuchascosasmás a golpe de nómina y macetas avalistas. Ahora la cosa es que no te corten el paro. La solidaridad es para los ricos, o eso decía el cuponero de mi barrio.

La palabra bazofia es curiosa, BA-ZO-FIA. De pequeña la utilizaba mucho cuando mi madre hacía verdura. Ahora cuando voy a casa de mi madre le pido bazofia para comer. Porque ella me alimenta bien, porque las madres saben de eso. La mía es un desastre. Pero la quiero por diversas razones que no tienen nada que ver con haberme parido, se lo ha ganado. Le compraré un vestido.

Y bueno, mañana se acaba el mundo, así que me permito el lujo de publicar esto.  

Nos vemos en el limbo. 

19 comentarios:

  1. Me ha gustado el... texto. Es horrible cuando no sabes qué comentar pero quieres dejar evidencia de que has estado y te ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta leerte.
    Cada vez sabes más.

    Pues eso.

    ResponderEliminar
  3. Prefiero leer tus pensamientos deshilachados, a las periódicas mentiras, siempre...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nos vemos en el limbo si prometes seguir escribiendo...o en el infierno! ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ten por seguro que te veré en el limbo, y te pediré que me sigas contando cosas.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Jo, hay que esperar a que se acabe el mundo para leerte. No es justo.

    ResponderEliminar
  7. haces bien en no leer periódicos. Mierda pura todos ellos.
    Se acabó el mundo ya? Ah, no. Que era a las 5 de la tarde, jaja

    un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Nos vemos alli, lleva algo de beber anda... :D

    ResponderEliminar
  9. El texto es mágnifico amiga... pero la putada es que dice una mentira: El mundo no se acaba todavía y el infierno sigue. Yo tampoco leo el periódico, ni veo la tele. No me enteró de nada... o tal vez si... el caso es que aún así me encuentro más lucido que nunca y es jodido ver cosas que otros no ven. Que buena esta la bazofia de las madres, es una lástima que se hagan viejas, pierdan la cabeza y se vuelvan un poco insoportables... Besos después del Fín...

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado el texto y si lo digo es porque lo pienso de verdad.

    Ahora la tontería: a mí una palabra graciosa me parece "envergadura".

    Y ahora la realidad: No, no nos veremos en el limbo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Tienes todo el derecho a escribir sobre lo que quieras y no nos vamos a parar en ningún párrafo sino que iremos leyendo hasta el final, porque con tus palabras vamos aprendiendo siempre.
    Me quedo con la bazofia de las madres.
    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Como puedes comprobar no se ha acabado el mundo. No sé si alegrarme o ponerme a llorar Lo bueno es que podré seguir leyendo lo que escribes, cada vez me gusta más.
    Cada día afirmo que no volveré a leer un periódico, ni a ver noticiarios en la tele pero, al día siguiente, vuelvo a hacerlo. Creo que este será mi propósito de año nuevo: procurar no enterarme de nada de lo que algunos quieren que me entere :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hola,querida amiga, quiero pedirte disculpas por el tiempo sin pasar a leerte y comentar como te mereces, la maldita falta de tiempo, pero sobre todo para desearte la mejor de las Navidades posibles. Ojalá pronto pueda volver a estar con todos vosotros. FELICES FIESTAS.

    ResponderEliminar
  14. Tras el fin del mundo, aquí estoy disfrutando, leyéndote como siempre.
    Muchas gracias por deleitarnos con tus letras siempre.
    Besos!!
    Ah!, me quedo con tu frase; "Leer el periódico es como si todos los días tuvieras un Déjà vu." Cualquier día la pongo de sombrero en cualquiera de mis escritos. Gracias mil.

    ResponderEliminar
  15. También es cierto que hay más de uno y más de dos que se hilan los pasos y los caminos con tus textos como sutiles adornos, aunque algunos como este vayan deshilachados,y cierto es que tampoco importa el porqué. Sea como sea aquí se respira diferente. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Acabo de llegar, pero definitivamente me quedo.

    Saludos blogueros

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com