lunes, 15 de octubre de 2012

Mi colega Frank.


No he aprendido nada en este tiempo y sin embargo hay mañanas en las que miro a mi izquierda y veo un orbe semi abierto que comienza. Hay mañanas que miro y eres tú, y me sorprendo porque entonces soy yo y no hay vacío.

En el pasado busqué pegamento para lo fragmentado, para el agujero negro que tragaba pieza a pieza, pelo a pelo, célula a célula, gota a gota, víscera a víscera, carne a carne... de mí. Y nació la capacidad de atormentarse a uno mismo durante eternos para llegar al fin de una resolución, total, clara, lacónica. Volviendo a validar los componentes. 

Ahora tengo de nuevo dos manos, dos pies, veinte dedos, un corazón, unos 5 litros de sangre, una sonrisa. Oídos, boca, todo correcto. Lo necesario para hacerte feliz dentro de la infinidad estúpida de la palabra. Tengo disposición y un contrato basura. Un techo, un cuerpo, cariño. Tengo un mundo que vuelve a fusionar. Un bizcocho en el horno que crece saliéndose del molde, aromatizando a vida la casa. Pero sobretodo tengo el caos dentro del orden. En el orden el motor del barco, en el barco la conciencia de los impulsos, en los impulsos el control de un cirujano que sabe sacar un corazón, cambiarle las bujías y ponerlo en su sitio de nuevo. En el corazón tengo el temple de un asesino que aprieta un día más el gatillo sin saber a qué sabe la piel que roba. En la piel tengo el afloro de irresponsabilidad de un adolescente que  fuga las clases saltando las vallas del C.E.I.M. (Centro Educativo Incapacitador de Mentes) porque quiere ver con sus ojos qué hay detrás del muro. Y yo en los míos tengo lo que quiero ver porque con las manos derribé la pared.

Tengo al doctor Frankenstein reestructurándome de nuevo. Trabajando en la torre apartada de mi cerebro.

32 comentarios:

  1. Supongo que llegará a hacer algo grandioso, puesto que la materia prima es buena. Quizas tenga que añadirte unas cuantas cicatrices, para hacerte aun mas bella. Pero no hay nada que la rosa mosqueta no pueda solucionar.

    Pero seguro, que mientras te queden palabras, siempe podras hacer feliz a alguien con la fiabilidad que lleva tambien esa palabra. :p

    ResponderEliminar
  2. No creo que tengamos tanto control.
    A la mínima nos tiemblan los cimientos y caemos.
    Pero el bizcocho suena bien, no soluciona pero es agradable al menos.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Todo eso suena muy bien. Yo confiaría en los resultados.

    ResponderEliminar
  4. Orden atraves del caos...Y espero que te deje visible.

    ResponderEliminar
  5. Si tenés el caos dentro del orden, los pronósticos son maravillosos, te lo juro...

    ResponderEliminar
  6. Y entre toda la marabunta, los neutrinos. Que no falten ¿cierto, Imi?

    En fin, un monstruo hermoso.


    Besos, ya sabes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un monstruo en posición de no-ameba jaja

      Eliminar
  7. Reinventarse desde un tierno Monstruo y encontrar el orden. No veo mejor alternativa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Yo me paso la vida buscando pegamento para lo fragmentado... Quizás debería hacer como dices, volver a validar los componentes y ponerlos a funcionar. Aunque seguramente me entraría bulimia y me zamparía el puto bizcocho para sentirme bien (con chocolate mejor)... ¡Chao y un beso!

    ResponderEliminar
  9. ¡Joder!, ahora no se si mi comentario se ha publicado o no... Estoy hasta la p....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que tú me escribes me llega :)

      Eliminar
    2. y podrías decirle a tu colega Frank que ya estamos en noviembre. Que se te echa de menos. Que sólo con una avalancha de palabras pondremos freno a esta deriva!

      jaja

      Eliminar
  10. Con todo lo que tienes y dadas las circunstancias, tener el caos dentro del orden es un privilegio.
    Créeme que yo no encuentro el orden en todo este caos, y mira que intento recomponer el puzle, pero las piezas van y vienen , desestructuradas sin que ningún motor ordene su colocación.

    Reestructurarse y sobrevivir... esa es la cuestión, lo que no tengo claro es cuantos muros hemos de tirar abajo para poder saber, contra quien jugamos las cartas.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  11. Imilce, no me llegan tus actualizaciones y me acabo de dar cuenta ahora. Quin desastre! Joder, qué entiende se lee ahora tu comentario.

    Pues hija, parece que estamos en el mismo "bando"

    ResponderEliminar
  12. Muy bello, del caos al mayor caos posible, no?

    Pues no, yo lo veo de otra manera: es la expansión simple del Universo, lo mires como lo mires.

    besos.
    oye y por esto veo tan bello tu relato...

    ResponderEliminar
  13. Yo necesito un Dr. Frankenstein como el tuyo y por qué no; un pegamento también.
    Me encanta leerte, mi retina lo echaba en falta.
    Muchos besos y gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar
  14. Tiemblan las letras y es que destilas inquietud... la rebeldia consciente que tanto me gusta de ti.

    Encantado de leerte.

    Besos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  15. Dio tiempo antes de que lloviera chocolate, me alegro.
    Me encanta lo del C.E.I.M. qué gran verdad, los malabares que haces con las palabras esconden grandes sentencias. Haces bien en recordarme la posibilidad de seguir vivas, es la mejor manera de desconectar de un mundo y re-conectar con otro que siempre me ha gustado tanto. Qué haría yo sin tus toquecitos en mis letargos.

    Seguimos ahí, sin duda. Un abrazo.

    ResponderEliminar

  16. Que bueno "escucharte" escribir. Es un placer.

    bsos

    ResponderEliminar
  17. caótica puesta en marcha...excelentes resultados, seguro...

    muy bueno...

    un saludo...

    te espero en mi blog

    ResponderEliminar
  18. Solo te falta el rayo para empezar a caminar.
    Te invito a mi nuevo blog, saludos.


    http://ispainteve.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  19. Oye tu, caradura... podrias pensarte en tirarnos un trozo de carne, que vas a empalmar tus vacaciones con navidad.

    Inspiranos un poco estrellita. Antes de que el hielo nos coma los pies y los dedos de las manos y ya ni siquiera podamos soñar con llegar aqui escribiendo tu nombre.

    ResponderEliminar
  20. Vamos nena; ¿no te apetece hacernos una visita?
    Se te echa de menos ;-)
    Vuelve pronto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Quizá hoy te haga sentir abrumada, o acosada, depende por donde se mire, he estado desde tempranas horas de la mañana leyendo y leyendo blogs y blogs, y aquí me he quedado enganchada...después de leer este post de tantas categorías desiguales, opino que usted no es para nada bipolar, que va, usted es tripolar, cuatripolar, pentapolar si cabe....me estoy muriendo, de envidia, ahora si es de la sana. Me chiflas Imilce, lo repito.

    Mi dni para la denuncia por próximo evidente acoso a tu blog es 12343234 letra E de envidia

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com