miércoles, 25 de julio de 2012

Vorágine


imagen: Imilce



Nace la vorágine que muere contra la espalda. 

Y regresa el sosiego. Los extrarradios disipándose cada vez más de las ciudades. Lejos de las células escurridizas por doquier. Microscópicos danzando a compás, bailando sobre el aire exhalado, tranquilo ya. Huidizos de la misantropía, buscando piel cuando el día acaba, y empieza la segunda parte del atardecer. 
Mira la soledad acompañada, existe, es posible, lo es. No renueva el aroma abandonado en las sábanas, perdido como paquete de mudanza. Nadie se lo llevará. Es una herencia petrificada, castigo de carne de motel. Un sueño, una mentira, un adiós, un destrozo, un agujero, un desgarro, un bisbiseo, un desdén. Después, un mar volviendo a lo que fue su precipicio, destronado y devuelto. Y tras la vorágine, las olas regresan en diferentes vientos. 
Entran ellas y abren las ventanas como se abre mi piel con el deseo. Es la distancia de tú y yo que choca contra mi espalda, el contacto no cumple su misión. Y desaparece. 
No es demasiado tarde, ni demasiado pronto, ni demasiado en ningún caso. 
Sólo es caminar sobre cristales, con zapatos abrochados hasta cortar la sangre, para recordar que viva, roja y caliente, circula. Con o sin ti. Conmigo y tú. Contigo y yo. O yo entre partículas, sin más. 

28 comentarios:

  1. Se abre un paréntesis y la vorágine se para, la misantropía se pone un límite y la sangre respira aliviada.
    Luego todo sigue, y da igual quien esté o no, todo sigue.
    Y tus palabras hoy me abrieron un arañazo en mitad de la espalda.
    Pero lo gozo igual, no creas.

    Besos Imilce, brisa fresca

    ResponderEliminar
  2. capto palabras sueltas en tu abstracto texto.
    piel, deseo, desdén, espalda...
    me cuelgo en la foto
    cabello al viento
    pecas y un bretel
    piel, deseo...
    casi se puede oler,
    piel...

    ResponderEliminar
  3. Después de la vorágine siempre llega la calma, el problema son los destrozos que provoca el remolino huracanado.
    El único problema de la estancia solitaria es curar los desperfectos con demasiada tranquilidad.

    Genial la entrada, me pareció más personal de lo habitual. Y me ha encantado.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, al que le digas eso, al menos debería darte un besos de esos de pelicula en los que el tiempo deja de transcurrir y simplemente baila como los electrones alrededor de los atomos.

    Tu sangre y la de él debe de latir en sincronia para que todas las piezas encajen y la soledad de muera de pena de tanto esperarte y la alegría vista de verde y colores todas las macetas que van desde su casa a la tuya.

    El aire ya se encargará de borrar los rastros de lo viejo y en el momento que lo que choque con tu espalda sea una mano unas luces se encenderás y el resto continuará como debe de estar... apagado...

    ResponderEliminar
  5. Hecha fragmentos porque en realidad caminás descalza...

    ResponderEliminar
  6. me gusta tu espalda y tu pelo... para pegarte tirones, pero de los buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja

      Gracias, pero los tirones te los ahorras

      Eliminar
  7. Binomios en la distancia, voragines de dudas

    Bonito pelo lady.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias capi, ya sabes que me lo cuido jajajaja

      Eliminar
    2. No, el koala del que estábamos hablando

      Eliminar
  8. La última vez que murió una vorágine contra mi espalda, fue en una carcel turca, cuando me agaché a recoger la pastilla de jabón. Y no moló.

    ResponderEliminar
  9. Tu vorágine es más gore que la mía jajaja

    ResponderEliminar
  10. La misantropía y yo estamos enamorados.
    Cada vez más.

    ResponderEliminar
  11. Yo intento huir de la misantropía, pero me alcanza cada día con mayor violencia. Bonito texto, aunque he de reconocer que por momentos me parece humo y me pierdo entre muchas metáforas interpretables.

    Tendré que masticarte más.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Da la espalda, distante, y su sonrisa desaparece en el desaire... sin embargo, es tan hermosa la cascada negra deshilachada de sus cabellos, que brota como las ideas de su cerebro: a borbotones... que bien podría uno dudar y renunciar a esos dientes tan vivos, y quedarse a morir... enredado en hilos tan negros y tan finos.

    Estoy de bajón, pero no muerto... Besos.

    ResponderEliminar
  13. Has conseguido esa vorágine en tus palabras. Queda uno sin aliento al leerlo y las letras van llevando a un remolino que nos traga pero también nos devuelve a la vida, acompañados o solos.
    Me quedo con dos frases que me han gustado: "Y tras la vorágine, las olas regresan en diferentes vientos".
    "No es demasiado tarde, ni demasiado pronto, ni demasiado en ningún caso.
    un beso Imilce.

    ResponderEliminar
  14. (And now that we found love, what are we gonna do with iiii, it?)

    ResponderEliminar
  15. Bonito pelo misantrópico. Nada más misterioso que la espalda del mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Intuyo misantropía y litros de acondicionador! :D

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja sí, ya lo creo, mascarilla a mansalva.

      Eliminar
  17. Gracias por estar ahí con esa vorágine que sueltas en tus letras.
    Eres grande y me encanta leerte.
    Besarkada haundi bat!

    ResponderEliminar
  18. Rizos como caracolas, ya sabes, Imi.

    Apestarás a mar.


    Besos.

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com