miércoles, 11 de julio de 2012

Game Over V



(Game Over IV en: http://miguel-bujan.blogspot.com.es/2012/07/game-over-iv.html)

Con la conquista de Los Veintinueve Universos, cada héroe de guerra había sido congratulado con un planeta, tamaño, según méritos conseguidos. AgRQu1nc3 gozaba de una preciosa esfera de colores. En ella había construido una plataforma inmensa para vivir cómodamente. 
Milk estaría bien allí, prepararía todo para su estancia en la zona privada de su lar.  
Mientras alimentaba a la cría con una mezcla vitamínica apta para su organismo, sabor químicamente afrutado, pensaba de nuevo en la desemejanza de sus orígenes naturales con la de los humanos. Las hembras de su raza, elegían a los machos adecuados para cada cría. El proceso protector materno era dilatado, las madres nutrían a sus brotes con su energía hasta completar la etapa de maduración. Después, extinguida de combustión vital, moría, dejando un ser adecuado a las necesidades de producción en su lugar. Nadie sentía pena por cada madre finada, pues era una muerte prevista, lógica, natural. No era un sacrificio, ni una muestra de amor maternal. Era la ley de sus savias. Muerte necesaria, vida organizada. 
Con el progenitor masculino el vínculo era distinto, los  machos preparan física y mentalmente a sus frutos. Cada padre, maestro de su vástago. Dueño de su futura disciplina y posterior culpable en caso errado. 
AgRQu1nc3 sintió algo parecido al frío de un hielo sobre su cuerpo caliente. Jamás había planteado con tristeza aquel organigrama impecable, dictador de su existencia. Acumulaba cierto cariño hacía sus progenitores, pero no era un amor familiar, sólo un agradecimiento hacía los autores de su vida. Nada más. 
En su especie, la función sexual era únicamente reproductora, por placer estaba totalmente prohibida bajo muerte.  A pesar de esto, tenían necesidades sexuales, que sin más remedio restituían sin compañía.
Pensó entonces en el sexo humano. En la importancia que ellos daban a tal acto. Haciendo de él, el pretexto esencial para una vida placentera... Nunca los entendería, pero curiosamente sintió un cosquilleo extraño…

12 comentarios:

  1. Me está dejando flipada la "saga" que has (habéis) empezado. Seguid así!! y felicidades por lo que estáis creando :)

    ResponderEliminar
  2. Qué suerte del que es menos fértil y necesita de muchas pruebas para conseguir que cuaje el acto, ¿no?

    Aunque también pienso yo que el sexo está sobrevalorado.

    ResponderEliminar
  3. este relato no lo entiendo,
    no puedo entender el razonamiento de esa raza!
    jaja
    beso

    ResponderEliminar
  4. No sé por qué pero me da que la cría de humano le va a traer más de un dolor de cabeza a AgRQu1nc3. Estoy deseando leer el capítulo VI, os está quedando de lujo, Sunshine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Damisela cuánto tiempo!! nos tenemos que poner al día!

      Sunshine sigue dando aire a la hoguera.

      Eliminar
  5. Mon dieu, por una vez celebro ser terrícola. Ains.

    ResponderEliminar
  6. Alucinantemente bueno otra vez.
    Mi aplauso.
    Ese cosquilleo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Alguna cosa buena teníamos que tener no?
    en la pasada entrada le motivaron los sentimientos y las emociones que somos capaces de transmitir, en esta con o sin sentimiento el sexo que no deja de ser una emoción también...
    Al final este androide será el que más ha acertado en la conquista del planeta?

    Genial la entrada... no dejas de sorprenderme.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  8. Lo siento por Miguel Bujan, pero me siguen gustando más los giros que le das tú a la narración, esta parte quinta está genial. No obstante, si no lo digo reviento, esta historia ya quedaba más que bordada en su entrada original: el primer "Game Over", con ese trasfondo irónico que dejaba en ridículo a la especie humana.Besos y más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno pero así es más divertido.

      Un beso

      Eliminar
  9. Mezcla explosiva de estos seres que has inventado. Eso de desarrollar sentimientos les va a derrumbar su trabajo conquistador. Veamos cómo sigue, que esto es una intriga.

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com