lunes, 16 de enero de 2012

Erial


Imagen: Imilce

Cierro los ojos y al abrirlos veo gris. Todo parece roto, trae pegamento, me digo. Quizá nada tenga solución en este momento convertido en espiral, cada una igual a la anterior. Momentos bucle, nunca renovados. Nulidad en belleza.


Cierro los ojos de nuevo, y aguando el pensamiento a creer que después todo será como antes, cuando no existían los momentos iguales. Pero al abrirlos todo es gemelo. Todo está destrozado. Las antenas de los edificios apuntan al suelo. Los coches, las aceras, los huesos... todo es cristal roto. Es como el fin de una guerra. Es silencio. Todos simulando a los muertos.


Cierro los ojos otra vez, y al abrirlos espero que al menos estés. Pero ya ni siquiera eso. Nada es ya, sólo está el mismo maldito momento. Es una secuencia blanca-negra. Terremoto sin temblor. Volcán sin lava. Extrarradio sin putas.


Cierro los ojos, como cuando se cierran las puertas con saña y odio. Y pido al dios de la nada y del todo, que me devuelva la calma y el vaivén de los barcos que antes eran mis pies. Pero los abro, y todo sigue emulando a lo anterior, como una película muda, varada en la misma escena de horror. Estructura desmoronada. Tantas horas diseñando planos para acabar quemados. Nada. Políticos vivos, muchedumbre muerta. Televisores hablando. Amor envuelto en infinitas capas de papel de seda negra. Mucha cobertura, pocas palabras.
Abro los ojos, ya imploro. No estás, ni tú, ni nadie. Es como un cuento de mentiras no piadosas, es como para mearse encima de miedo. 
Un sueño sería desaparecer y no volver nunca a este lugar llamado Momento. Pero abro los ojos...


Todo está roto, sí, trae pegamento.

23 comentarios:

  1. Me fascina lo que escribes.
    No es un elogio.
    Es un hecho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Esto ya no se arregla con pegamento, hay que acabar de romperlo, barrer, tirarlo a la basura y empezar algo nuevo... Por cierto, cojonera no, pero criticona si que estas un rato. El caballero ya a puesto las letras un pelín más grandes... Ahí te mando un beso, no me lo critiques también.

    ResponderEliminar
  3. Sí que está roto, sí. Ya no hay nada que hacer. Me temo que ni el pegamento pueda con ello. Todo tiene una duración y un final. A veces hay que optar por dejar que las cosas rotas dejen de pertenecernos.

    ResponderEliminar
  4. Para inhalarlo, imagino.
    Vale, me uno, yo también quiero...
    A ver si volando un rato se olvida la mierda...

    No?
    No era para eso???????
    :/

    ResponderEliminar
  5. Axfisiante lugar... sensaciones pastosas que traen desolación. A veces apetece desaparer y al alzar la vista solo ver nada.

    Genial entrada, tenía ganas de leerte.

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  6. Ina: pero de buena calidad, nada de comprar en los chinos de abajo XD
    Un beso guapa

    Toro Salvaje: aunque no sea un elogio, solo me sale darte las gracias, y un beso, claro.

    Lázaro: Ya, pero a veces cuando no se puede huir, no hay más remedio que zurcir las cosas, subsanarlas, convivir con ellas. Aunque casi todo el mundo apeste, aunque estén medios muertos.
    Oye, si tu letra me quitaba un año de vista yo no tengo la culpa. El beso no te lo critico, eso me lo quedo :)
    Otro para ti.

    aina: Pero ¿y si es tu vida? No algo ajeno, ni de amor aunque se mente de pasada. Apatía propia, lucharla como se pueda.
    Un beso guapa.

    El Joven llamado Cuervo: Tiene que haberlo.

    Sweet: jajaja no, la verdad que no lo había visto de esa forma, pero mola, podríamos probar XD
    Abrazo

    Teyalmendras: cuando todo es tan igual, a veces hace falta eso, ver la nada.

    ResponderEliminar
  7. Pensé lo mismo que Sweet, je.

    Y también lo mismo que Toro Salvaje (hoy soy un collage de comentaristas)/
    Agregaré sólo para certificar mi identidad que me siento hermanado con la sensación de mucha cobertura y pocas palabras,,, o a veces también muchas palabras que son cobertura disfrazada,

    últimamente la palabra médula es lo mismo que una gota de agua en el desierto.

    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. En cualquier momento, puede que el pegamento logre que sus efectos casen con sus posibilidades.

    Sino prueba a cerrar otra vez los ojos gira... y cuando termines vuelve abrilos a ver si un huracan ha barrido todo de su sitio.

    ResponderEliminar
  9. http://www.villupapel.com/images/pegamento%20barra%20imedio%208%20GRS%20[320x200].jpg

    ResponderEliminar
  10. Esto me recuerda a Origen...Un beso gru

    ResponderEliminar
  11. Juan Ojeda: Mucho que hablar poco que decir, sí Juan.
    Gracias por pasar. Un besazo

    Kramen: Probaré y ya te cuento :)

    El hombre de Alabama: El de toda la vida, sí señor.

    Rdimichelle: nahh, los efectos especiales de Origen eran mejor.
    Un beso ca
    jejejeje

    ResponderEliminar
  12. Como dice nuestro keridísisisisisimo Rajoy cuando se refiere a no subir más los impuestos, "Nada es para siempre"

    ResponderEliminar
  13. siento fuerza en las palabras por eso será que finalmente el pegamento llegara.

    ResponderEliminar
  14. Un angustioso momento demasiado real.
    A veces necesitamos despertar de esa nada brutal para aparecer en otra, que al menos no nos envuelva en una espiral destructiva y nos permita ser.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  15. Los sueños son siempre engaños que nos hacen sobrellevar la vida. No es fácil abrir los ojos, porque la realidad es aún peor.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  16. Oye, cuando consigas un pegamento capaz de arreglar semejante destrozo me avisas :D
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hay cosas que ni con pegamento volverían a unirse. Sueña princesa que es lo que nos mantiene vivos. Cada dia me gusta mas como escribes. Un bessito flor

    ResponderEliminar
  18. Me uno a Men con lo que dice,hay cosas que ni con pegamento se volverían a unir.
    Me atraen tus palabras...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Pegamento extra fuerte !

    Tengo varios paquetes por si te interesa ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. LA homogeneidad es el primer paso para la muerte de la mente. Sin embargo, es lo que tiene crear el momento y ser dueño de él, que no podemos salir del mismo por medios convencionales. La sensación de pastosidad, de espuma en los pulmones que genera una situación estática, la describes a las mil maravillas. ME encanta enfrentarme a estos momentos que nos muestras y que venga el miedo por donde quiera, hay que ser masoca de cuando en cuando, sobre todo porque en esta ocasión merece mucho la pena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Me gusta que acabe el texto con esta frase y esta palabra"pegamento" que para mi es la que más me ha fascinado.
    Aún después del caos viene la serenidad y la calma.
    besos.

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com