viernes, 20 de mayo de 2011

Eclipse


No se elige donde se nace, no se decide de quien se nace, tampoco el color de piel, ni ojos, ni pelo. Se llega incoloro y el alrededor dispone. La natura no está en nuestras manos.
Él no eligió nacer en el peor barrio marginal entre mantas adornadas de verdosa mugre y ennegrecida sangre. Tampoco a su padre alcohólico y dependiente de agujas no clínicas. Ni a una madre de sombra inexistente. Menos a un hermanastro perturbado.
------------------------------------
Asumía 12 años recién cumplidos, aunque desconocía exactamente cuando era su cumpleaños. El hambre y el miedo, compañeros de viaje, pero auto criarse y lamerse las heridas le dispersaba de ellos, a veces. Padre no solía pegarle cuando iba colocado, agradecido de que esto fuera un perenne siempre.
Otra meta era poder acudir a la escuela del barrio contiguo a menudo, desaparecer del polvo envolvente durante unas horas era un suficiente enorme.
Hermanastro mayor pasaba algunas temporadas con ellos cuando no estaba en la cárcel. El simple sonido de su voz avisando su nueva llegada le producía fuertes arcadas. Violaciones con desgarro y dolor que calmaban el vicio incontrolable del continuo reo y despertaban el pánico traumático de la criatura ultrajada. Después de la profanación de su tierno y joven cuerpo imploraba afónico la ayuda de su progenitor entre lágrimas de vergüenza, suplicio y tormento, él entre risas le llamaba maricón.


Un jueves decidió preguntar a la hermana de su único amigo el porque de sus últimas ausencias en la escuela.
- ¿Mi hermano? En el reformatorio, ya no le veremos hasta los 15 ó 16 años.
- ¿El reformatorio qué es?
- Pues un sitio donde te llevan si te portas muy muy mal, es como si vivieras en el colegio siempre. Duermes allí, comes allí y estudias allí. Es una cárcel pero de menores.
- ¿Y tu hermano está bien allí?
- Bueno... dice que al menos come todos los días.
------------------------------------
Hay momentos en la vida que la claridad de una decisión es luz cegadora. Eclipse de corazón y mente. Todo cuadra. Los años, la experiencia y la inteligencia no entran en ese tipo de decisiones. Sobran. No tienen cabida.
Su primer eclipse fue a los 12 años. Tenía que hacerlo. Cada vida debía tomar un túnel distinto. Podía desviarse. Quería elegir.
------------------------------------
Cuando la policía le preguntó no vaciló al reconocer:
- Sí sé quien lo ha hecho, yo.
- ¿Tú le has prendido fuego a tu casa con tu padre y tu hermano dentro?
- Sí.
- ¿Porque?
- Tengo hambre.

22 comentarios:

  1. es muy duro chica...demasiado.

    siempre he creido que cuando estas en la más absoluta de las mierdas, eso termina siendo tu normalidad, cuando tu cuerpo ya no puede recibir más palizas, termina por no dolerte...es una forma de la mente de protegerte...pero otra cosa es la reacción que tiene.

    ResponderEliminar
  2. la verdad porque tiene una ganas de venir a comentarte, porque hay que llamar a un montón de puertas para entrar, primero el si comprendo y después la palabreja de verificación (que ya podia quitarla) se te va un ratejo aquí.


    un beso y tengas bonito y alegre día..aquí nublado, voy a ver si salgo y lo pinto de color

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja voy a ver si lo quito!!!! Perdón por el tiempo perdido verificando.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. me he quedao de piedra... en cuanto se habla del "eclipse" que a veces se tiene y a este chico le llegó con 12 años, ya sabía más o menos por donde irian los tiros... me ha gustao mucho!!

    ResponderEliminar
  5. jajjaja es verdad yo tambien la tenia, creo que la he quitado...

    bueno voy a comprobar si te ha funcionadp

    ResponderEliminar
  6. Desgarrador. Son los grandes olvidados hasta en la literatura, ya que poco de ella esta dedicada a ellos.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  7. MIERDA! Me has dejado de una pieza...
    Vengo de leer otros blogs, acabé de dejar uno de poesía y plaffffffffff. Me di contra la pared y el corazón sonó como a quebrado :S
    Lástima que la pared contra la que me acabo de golpear sea la maldita realidad en la que vivimos.
    Excelente narración.
    Excelente uso del lenguaje.
    Excelente título.
    Mis respetos a tu excelente entrada.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, gracias. Escribir de la mierda no es dificil si has vivido alguna vez en cualquier barrio mugriento.
    Está claro que a veces no se puede, pero elegir es otra opción. También podemos callarnos y asentir, (Lo que usted diga señorita Escarlata).

    Hay muchas historias, malas más que buenas.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Eh!
    Escribiendo tan genial como lo haces no deberías tomarte a Prulitzky tan literal eh? jajaja!
    Beso de viernes!!!! Muaksssss!

    ResponderEliminar
  10. Ya sabes a que me refería ¿no? jeje
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Interesante^^
    Un saludo, bella.

    ResponderEliminar
  12. Conmovedor relato, los extractos del puto suelo de miseria, un barro que ciega. Me fascinó su idea que a uno lo vierten incoloro a este mundo y que las circunstancias nos tiñen y contaminan, soy de la creencia que nadie nace malo, se los va moldeando, lamentablemente sopesamos una conducta deplorable como seres humanos, promulgamos un poder policial para mantener el estatus quo para que la marginalidad merezca la condena por los pecados de los intocables. Conozco algunas vidas como las que describió, le aseguro que hay millones de luz dentro de sus ojos, algunos llegan a ser estrellas otros, los más, se vuelven puras calamidades.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Joder es buenisimo el relato, me ha impactado muchísimo. Que con 12 años llegues a la conclusión de que es mucho mejor eso que la vida que tienes...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Dura esta realidad que nos has contado tan genialmente. Difícil asimilar que un NIÑO de 12 años tenga que tomar esa decisión. Al final todo se hace por sobrevivir. Un bessito

    ResponderEliminar
  15. Qué final.

    Bueno, al fin y al cabo el hambre es el hambre,¿no? Así matamos dos pájaros de un tiro.

    Un abrazo sunshine.

    ResponderEliminar
  16. Bueno amiga, lo del hambre era lo mínimo, ¿no?
    Seguramente no le gustaría dar explicaciones.

    Un abrazo, encantada de verte "viva".

    ResponderEliminar
  17. Quiere acabar con la pobreza? Comase un pobre.
    Demasiadas vidas eclipsadas aunque si te has fijado, durante un eclipse, incluso un eclipse total, la oscuridad no es total y nunca, nunca permanece.


    Saludos. Duro texto pero bien escrito.

    ResponderEliminar
  18. Relato duro, pero me encanta como lo escribes!!
    No se si conoces la historia de Brenda Spencer (creo que era así). Una niña de 12 años que un lunes se lió a tiros desde su casa hacia el colegio, que lo tenía enfrente. Mató al director y a otro hombre que intentaban proteger a los alumnos. Cuando la policia la preguntó que porque lo había hecho, contestó que por que no la gustaban los lunes y disparó para divertirse......
    Seamos niños o adultos cuando la cabeza nos hace clic, estamos perdidos!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  19. Hay que tener cuidado con los clics.
    A mi tampoco me gustan los lunes...

    Un abrazo... de lunes.

    ResponderEliminar
  20. Es difícil pensar si lo que hizo fue para bien. Si perdido estaba antes,ahora no lo está menos. Por desgracia la "cultura de la pobreza" (siguendo a Harrington, claro está) tiene un peso muy grande.

    Se te da bien esto de escribir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Podría tirarme horas, incluso días, quien sabe...a lo mejor meses...para elegir de todas tus entradas la que más me gusta...pero sin duda alguna, me quedo con esta, porque no solo sobresale tu manera de escribir, también logras meterte en la piel de cualquiera: de una vieja que ha pisado una tremenda mierda, de una persona que consume drogas...muchos papeles has sabido interpretar de manera super creíble...pero este relato en concreto...parece como si tus carnes lo hubieran vivido, y eso es querida vecina bloguera porque eres una escritora espectacular...gracias por estas entradas...a veces pasar por aqui hace que una se sienta mejor.

    Un saludo
    L.G.A.

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com