jueves, 26 de abril de 2012

Fumigando


imagen: Imilce


Yo soy el parásito que viaja tu cuerpo. El comensal privilegiado en tu cabeza, hoy de nuevo para comer, cerebro.

Barrotes de hierro. Sonsonete sin ritmo

Yo soy el desierto de tus noches. La mordedura. 
Yo soy tu primer vaso de agua infectado de apatía. Tu café con sacarina, tu cerveza sin alcohol.
Yo soy la prueba de que el sinsabor mata. Yo no te espero, te actúo, mientras no te inmutas viendo telecinco. Mientras tus venas se entremezclan con las raíces exánimes. Mientras te anclas a un puerto evaporado, sin barcos, sin sal, sin niños riendo, sin manos cuarteadas de marineros. Sin faro ni marejadas.
Yo nazco del alucinógeno que no te atreviste a probar. Emano de tu miedo a tocar la piel ajena. Yo afloro de la vida de tu soledad. De tu sueldo mínimo interprofesional.
Yo soy el engaño en metadona. La mesura artificial. 

No hay ciencia que me erradique. Ni médico que me sepa. Tan sólo desaparezco si abres la puerta. Si el aire mueve tu pelo. Si la risa vuelve a estallar. Si tu cuerpo muda la piel.

25 comentarios:

  1. Te sitúas bastante alto y me gusta leerlo. Si ser parásito es eso, yo quiero.
    Me has recordado que un amigo me dijo una vez "ya se que eres de las que le gusta taladrar cabezas". Me lo tomé como un cumplido. Parece que a ti también :)
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. me has emocionado, estoy últimamente con la lágrima floja y el mudar la piel me da entre ceja y ceja

    abre la ventana, hace un día estupendo para el suicidio del yo

    ResponderEliminar
  3. Creo que todo es superable con ganas y bla bla..., ya sabes...
    Lo que no es siquiera imaginable (para mí) es la cerveza sin alcohol... NOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!
    ><

    Tengo un problema con la deshidratación por depre... así que la cerveza viene siendo mi equilibrio electrolítico, jaja

    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El gusano de la quietud... Lo he visto despertar dentro de la cabeza de muchos tele-evidentes de la realidad, su gusanito despierta cuando sueña con las crisálidas (pesadilla!)... ese gusano es un Peter Pan de la conciencia.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ves... no puedes escribir esto y desaparecer durante una semana, jajaja es cruel, aunque tambien entiendo que si se abre la puerta todo lo viciado desaparecer y es esa oportunidad del cambio lo que realmente te extermina mientras que el ganando abotargado va rumiando lentamente su vida hasta despertar ya en la calle, sin saber como ha llegado a ese lugar.

    Aunque seas lo peor... por mucho que se luche siempre estaras ahi y al menos en este caso, tampoco eres tan mala y si sobra cerebro para que te alimentes de él, la coexistencia parasitaria se convierte en simbiosis ya que aletargas las sensaciones hasta volver la carne de corcho y el cerebro en pure de patatas.

    ResponderEliminar
  6. Olé, olé y olé, Imilce, me ha encantado, soberbio!

    ResponderEliminar
  7. Si no sopla el viento, el pelo no se te va a mover. Soplá, o yo te ayudo, pero eso, tiene que salir! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tantos parásitos...
    Por todas partes parásitos.
    Dentro.
    Fuera.
    En el pasado.
    En el futuro.
    Son demasiados.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Realmente como parásitos nos comportamos en cuerpos ajenos. Saprobios somos que nos alimentamos en el interiror de los demás, pero también somos comida para otros. Es un ciclo...

    ResponderEliminar
  10. A veces tus palabras logran inocular imagenes en mi torrente sanguíneo... parasitarlo por momentos creando esa atmosfera bipolar que tanto me agrada sentir.

    Besos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  11. Caray Imilce, ya sólo el comienzo me recuerda a la película Hannibal,pero espero que esto no tenga que ver con eso, con el origen del mal...
    Impactantes siempre me parecen tus entradas ya que no apasan desapercibidas!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. también podría titularse del parasitismo peligroso, o del excelso parasitismo. Interesante. Si seguimos vivos es por una compleja red parasitaria que anida en nuestro interior, es importante ser conscientes de ello.

    ResponderEliminar
  13. Y sin duda, aún quedará una pequeña larva que esperará su momento. Porque la vida es conformismo encapsulado a la espera de un buen momento para ser abierto e instaurado como nuevo regente. Y cuando no, es aprendiz de vida. La ambigüedad siempre presente, emana de sitios contradictorios, siempre engañando a la conciencia. Nos parece apaciguador, y después aquello que deseamos y no nos atrevemos a tocar.

    Fumiga, si.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Joder Imilce...¿Por qué tengo la sensación de estar mirando un espejo? Menos mal que añades un antídoto sencillo y esperanzador.
    PD: Aun doy gracias al cielo, con sus tormentas, que me tiraron al suelo la vieja antena de televisión. Después pasó bastante tiempo, el suficiente para que, aunque he vuelto a tener antena, haya perdido la costumbre de ver la tele. ¿Telecinco? ¿Eso que es?. Besos "monstrua".

    ResponderEliminar
  15. el texto está logradísimo, y en eso tiene mucho que ver la primera
    oración.
    Te felicito por la inventiva en un relato breve.
    Salud

    ResponderEliminar
  16. Demasiados parásitos para fumigar.
    Vivimos infectados...
    A sabiendas les alimentamos de miedos y faltas...y ellos campan a sus anchas, chupándonos la sangre desmembrándonos desde las entrañas, dejandonos en posición de nada.

    Falta el sol, la risa y el grito que les ahuyente... o como bien dices, mudarnos la piel, como si fueramos serpientes.

    Dificil tarea el desparasitarnos, dificil igualar tu clase y tus palabras.

    Besitos mediterráneos, desde Girona.

    ResponderEliminar
  17. Existe el cafe con sacarina? la cerveza sin alcohol?
    Ahora en serio, muy bueno, que profunda reflexion
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. A veces sólo con leerte dan ganas de hacerte algo más...no en esta entrada concretamente, pero en muchas sí

    ResponderEliminar
  19. Fumiga bien que no entre niuno mas.Bueno si, yo, que soy un parasito de tus letras.
    Hay una cosa que no entendi. Telecinco? "Y ezo que eh?" jajaja.
    Oye, ese anonimo no parece muy anonimo...
    Un bessito flor.

    p.d.: sigo esperando, per no tengo prisa jajaja

    ResponderEliminar
  20. Entonces abramos la puertas, ríamos, desmelenémonos, infectémonos de felicidad...
    Un relato que impacta, cruel, real...pero como sabemos siempre hay una puerta abierta, no dejemos que la mordedura canalize nuestras venas.
    Un beso,Imilce.

    ResponderEliminar
  21. No hay ciencia que me erradique ni médico que me sepa.
    Es la parte que más me gusta y la que más merece.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com