lunes, 7 de noviembre de 2011

Coloide




Despierta dentro de un contenedor de mercancías sin puertas ni ventanas. Como si lo hubiesen construido a su alrededor mientras dormía. Está mojada y tiene frío.{Incertidumbre}.
Un grifo abierto llora agua a borbotones, la escupe como un vomito después de beber durante horas el peor whisky viciado. El alrededor priva de sentido. Busca una lógica {Asimilación}.
El agua empieza a sobrepasar sus pies. Esto no puede estar pasando, joder. Es imposible, ¡mierrrda! Tengo que salir de aquí. ¡¡SOCORROOOO!! JODEEER.-grita.
Cualquier esfuerzo es el sin sentido del que lo apuesta todo al  caballo enfermo {Histeria}.
El agua toca sus rodillas. El aliento, el aire. Todo falta. Tiembla, ya no es por el frío. {Pánico}
En busca del control trata de manejar su respiración, uno, dos, tres, cuatro, cinco, cinco joder, seis, sie sie siete...¡maldita sea! ocho, nueve, diezzz, uno, dos, tres......
Necedad por controlar un miedo inminente, observa un fin a contracorriente, espera incrédula su acercamiento. Como estar atado de pies y manos frente a un cuchillo que ya roza la piel, mientras unos ojos psicópatas saborean el miedo, canturreando una canción infantil triste y moribunda, al son que la sangre gotea ... na naa na /la niña tiene miedo/ la niña corre por el suelo/ si la niña-cae /el lobo comerá su cuer-po/na na na... {Impotencia}
El agua empieza a violar su pubis. Sensación de multitud, como miles de manos manoseando su cuerpo. Manos frías, sucias. Manos hambrientas subiendo poco a poco, acristalando su piel.
Los minutos abandonan el juego, lo segundos juegan la segunda parte. Pronto su pecho.
Golpea las paredes con fuerza. Locura. Cabeza, manos, espalda, pies. El agua torna roja. Todo desfila demasiado rápido. Pierde el sentido por momentos {Turbación}.
Comienza a flotar, nada como un perro. Agarra inútil las manos al techo, desmembrando sus uñas. Nada duele ya. El esfuerzo es una línea débil, los músculos cada vez son más pesados. Eternamente len-tos {Agotamiento}.
De repente se observa tras una ventana, comiendo los canelones que su madre hacía los domingos. Riendo en familia, tranquila {Alucinación}.
Recobra la cordura unos segundos mientras cae lenta, sumergiéndose poco a poco hasta tocar de nuevo el suelo. Apnea.
Los pulmones son ya globos de agua. No puede más, todo se paraliza {Derrota}.
Y justo en la última décima antes de perder el sentido, piensa: - ¿y porque coño no intenté cerrar el grifo? {Estupidez}.

30 comentarios:

  1. Yo tampoco caí.
    Y ahora qué?
    Se despierta o se muere?
    Que se despierte.
    Sé buena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. claro.
    lo decís porque lo mirás de afuera...

    ResponderEliminar
  3. Increible descripción de los sentimientos y la situación.
    Me encanta

    ResponderEliminar
  4. Joder, qué angustia. ¿Sabes que no hace ni dos meses tuve un sueño un poco parecido? Me encontraba en una especie de cajón que caía a un río y el agua iba entrando, y yo pensaba: no puedo ni suicidarme antes de que llegue el agua, o sea que voy a tener que sufrir esta angustia durante horas y horas, sin salvación y sin poder acelerarla para acabar... ¡fue horroroso soñarlo! Y seguro que pasan por la mente todas las cosas que le pasan a tu chica,con total lucidez. Qué pánico.
    Espero que al final pudiera cerrar el grifo, o se despertara.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Joder... tanta angustia para ser tan facil la solución... a veces rozamos la estupidez más tonta, tan subrealista como cierto.

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  6. Parece un recorrido del héroe, pero al revés, un desmigajamiento de la derrota...

    ResponderEliminar
  7. totalmente desesperante. De esos sueños de los que te alegras de haberte despertado y temes volver a dormirte.

    Uff, qué angustia, Imilce. Espero que no haya sido tuyo.

    ResponderEliminar
  8. De lo cual deducimos que somos tan tontos, que segun avanzamos en la lectura del texto, nos olvidamos de el renglon donde dice: "Un grifo abierto llora agua a borbotones...". Muy ingenioso Imilce. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco pensé en cerrar el grifo; un cuento genialmente escrito y por demás ingenioso,,,

    Me voy con muchas cosas para reflexionar sobre mis grifos, mi pesadilla, mi alucinación, mi estupidez,

    Muchas gracias Imilce, por compartir esta excelente creación. creo que es mágico lograr una combinación tan delicada entre angustia, humor y esperanza.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Un texto que por inquietante te tiene absorviendo letras sin descanso, una mas, una mas..
    Viviendo la situación, y pasando por todas las fases...
    Lo has relatado tan bien que pude sentir la angustia...
    La estupidez humana llega a límites insospechados..
    Espero que solo fuera un sueño..

    Me gustó encontrarte. Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  11. Wow Que angustia!Me ha gustado mucho como lo has llevado paso por paso! :)
    Muchas veces lo más fácil, que es cerrar el grifo es lo último que vemos! y cuando lo hacemos es tarde!!

    Un besazo sin angustia!! ;)

    ResponderEliminar
  12. Por el síndrome del ángel exterminador. Relatando la angustia, haciendo que recordemos momentos en los que sentimos algo aprecido, en un sueño, en la realidad, en el pensamiento. La solución verdadera, es la más sencilla. Muy bien.

    Me quedo flotando, tengo agallas ;).

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Madremia, parecía una película de suspense

    Solo quería leer mas y mas, para saber que le pasaba, y madremia el muy idiota va a morir, por no cerrar el grifo

    Me ha gustado mucho, lametones

    ResponderEliminar
  14. curiosa bipolaridad, y con armamento blanco y todo, buen texto

    ResponderEliminar
  15. Que angustia… estaba deseando que terminara, necesitaba saber el final. Es de locos pensar que solo en el último segundo nos llega la respuesta. Como diciéndote, mira lo fácil que hubiera sido. Supongo que el ver la muerte inminente no nos deja razonar. Tendremos que ejercitar la mente para que reaccione ante el pánico, la impotencia, el agotamiento… con tranquilidad y atrevimiento.
    Me ha encantado el titulo, pense que no existia, soy una ignorante...snif
    Nena, menuda imaginación la tuya, es increíble. Un bessito enorme lejos del agua jajaja.

    ResponderEliminar
  16. Madre mía! inquietante! un relato que te atrapa. Te he leído entre el agobio y las ganas de seguir, de saber más. Me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  17. Jajaja, el otro dia pase con demasiadas prisas y dije volvere cuando este preparado para leer con calma.

    Y asi... me ha encantado, siento haberte robado la apnea, sin saberlo, yo andaba pensando en mis buceos, pero tu historia parece digna de una obra de teatro.

    Todas esas fases te ponen con la piel al agua y es delicioso llegar al desenlace. Felicidades :D

    ResponderEliminar
  18. Ha sido agobiante leer tu relato y con un final tan facil...jajajaa

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  19. Logras transmitir esa ansiedad que tiene la protagonista.
    La estupidez nos vuelve pequeños, ignorantes.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. A veces intentamos con toda nuestras ganas mil soluciones por acabar con algo que nos puede llegar a aterrar, que nos puede llegar a desequilibrar emocionalmente (llamarlo como queráis), y a veces no vemos que delante de nosotros, delante de nuestras narices, se puede llegar a encontrar la solución más obvia mientras le buscamos las cinco patas al gato...

    ¡Besitos!.

    PD: Angustia he sentido, no te digo más xD.

    ResponderEliminar
  21. Ese maldito grifo, qué lata nos da.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  22. El primer párrafo me ha recordado a un texto que escribí, sobre vomitar agua y tal :3 me has traído un buen recuerdo.

    Me ha gustado mucho el texto y sobre todo el desenlace, y aplicándolo a la vida, tiene mucha razón, nos gusta dejar que la catastrofe nos vaya comiendo de poco en poco en vez de neutralizar algunos puntos totalmente controlables. Somos muy conscientes de nuestros actos a veces, pero lloramos igual.

    Un abrazo :3

    ResponderEliminar
  23. Alaaa! de las mejores entradas que he leido tuyas, de verdad, que chula!! me he sentido dentro del puñetero contenedor, y tan idiota como la protagonista no he caido en el puñetero grifo hasta que no ha caido ella...increible!me he sentido tan dentro de la historia que por un momento yo también cantaba una canción infantil...

    LGA

    ResponderEliminar
  24. Coñio que angustia! y menuda memoria...;)

    Besos.

    ResponderEliminar

no siempre contesto, pero estoy.


hastadondelleguenmismanos@gmail.com